Discos: Luis Prado “Mis terrores favoritos”

Discos: Luis Prado “Mis terrores favoritos”

1482
0
Compartir

Luis Prado: Mis terrores favoritos (Hall Of Fame, 2016)

Cuando The Flauters echaron el cierre, una de las razones que esgrimían para tal decisión consistía en diferenciar los caminos de sus dos compositores. Por un lado, Paco Tamarit con Serpentina, y por otro, Luis Prado con Señor Mostaza. Aunque sus integrantes participaban de forma activa en las siguientes reencarnaciones a sabiendas de cual era el papel de cada uno.

Quince años después, Luis Prado, colaborador habitual en discos de M- Clan, Ariel Rot o Miguel Ríos, deja de lado su alias Señor Mostaza para presentarse con su nombre de pila y nuevo disco, “Mis terrores favoritos”. Un disco fiel a su idiosincrasia, con el cinismo que le caracteriza en los textos, y con la mirada puesta en su propio universo de canciones; con un tema que a todos nos afecta de forma directa: el paso del tiempo.

De una forma conceptual analiza la crisis de los cuarenta a través de dos personajes: F. y Ángela. Cuarentones afectados significativamente por el paso de los años, Luis va narrando las distintas etapas del discurrir del tiempo (Gordo, Ángela), rencores con uno mismo (Da igual), la realidad (Quieres cambiar) o lo más evidente: cuando nos miramos en el espejo y notamos que algo ha cambiado (Eva al desnudo, Colgado de mi mismo).

Con la producción de Jose Nortes (Ariel Rot, Quique González), Luis se encarga de tocar todos los instrumentos a excepción de la sección de cuerdas y saxofones. Con un elenco de primeros espadas en el capitulo de colaboraciones (Miguel Ríos, Coque Malla y Guille Milkyway), tampoco se escapan nombres que han estado presentes en la dieta de Prado desde tiempos pretéritos. Desde guiños a The Beatles (Ahora me caes bien), pasando por Randy Newman (Ya no así), los Who más épicos de Tommy (Colgado de mi mismo, Tan joven y tan operada) hasta los Stones del Exile on Main St. (Ángela).

Sin dejar pasar el alto contenido cinematográfico en “ Da igual”, con un piano en la introducción que parece estar sacado de una película de suspense de los años cincuenta. Y es que el cine sobrevuela constantemente por el álbum, incluso también juega su baza en la portada. Un dibujo que encaja perfectamente en “Historias para no dormir” de Narciso Ibañez Serrador (no es casual el título del disco), y con los carteles que diseñó Saul Bass para películas como “Vértigo” de Hitchcock o “El hombre del brazo de oro” de Otto Preminger. Si a los personajes de “Mis terrores favoritos” la madurez les afecta considerablemente, a Luis Prado también. Pero para bien.